Estilo de Vida

La envidia: claves para reconocerla y superarla

La persona que tiene este negativo rasgo tiende a criticar todo lo que ve.

Los antiguos filósofos griegos definieron a la envidia como “el dolor causado por la buena suerte de alguien que se nos asemeja”. Etimológicamente deriva de invidere, que significa “ver con malos ojos”.

Ha existido en todas las épocas y en todas las culturas, y la han padecido hombres y mujeres. En estos tiempos la vida se ha transformado en una cruel competencia, y la envidia surge de la constante comparación con las cualidades y los defectos de los demás.

La sociedad del consumo

Desde la infancia nos obligan a desear lo que vemos; la sociedad del consumo funciona a partir de nuestros deseos. Queremos tener lo que tienen todos, y ser como todos.

Esa constante comparación puede estimularnos para superarnos, o sumergirnos en una fuente de envidia que nos impedirá disfrutar de la vida.

De acuerdo a la revista chilena Sano & Natural, la envidia tiene cinco ingredientes que la definen:

  • Comparación: confrontación de lo ajeno con lo propio.
  • Frustración: sentimiento de fracaso por no haber alcanzado el objetivo buscado.
  • Desvalorización: percepción detallada y obsesiva de lo personal.
  • Inseguridad: falta de confianza en uno mismo.
  • Indecisión: falta de confianza en nuestros actos.

¿Qué solemos envidiar?

  • El atractivo sexual.
  • Los cánones de belleza que marca la época.
  • Los bienes materiales.
  • El éxito profesional.
  • La fama.

Diez acciones para transformar la envidia en energía

  • Reflexionar: analizar las situaciones, los anhelos y los deseos.
  • Sincerarse: admitir los comportamientos erróneos.
  • Usar la empatía: ponerse en el lugar del otro.
  • Conformarse: pensar en las cosas buenas que tenemos.
  • Concentrarse: no comparar la vida con la de otros.
  • Valorarse: aumentar la autoestima.
  • Retratarse: trazar una imagen positiva de nuestra persona.
  • Ser valiente: afrontar la vida con serenidad.
  • Luchar: no dejarse vencer por las adversidades.
  • Confesarse: hablar con alguien siempre ayuda.
Tags

Lo Último


Te recomendamos