Estilo de Vida

Técnicas para correr y entrenar en temporadas de calor

Las épocas de primavera y verano son ideales para los nuevos practicantes, sin embargo, para los expertos pudiera ser un problema

Por pasatiempo o como una medida de estilo de vida, el correr es una de las actividades favoritas por millones de personas y de las prácticas deportivas más antiguas del mundo.

Lo cierto es que por depender únicamente de las ganas de las personas y al ser una actividad individual, el acceso al poder caminar, trotar y correr es muy común, no obstante, en la mayoría de las veces para los recién iniciados puede traer consecuencia en corto plazo al no estar informados con exactitud sobre las posibles lesiones si no se realiza la actividad adecuadamente.

El calor una buena opción

En Centroamérica y el Caribe no hay ningún tipo de problemas, pero en países donde se rigen por estaciones climáticas las épocas de primavera-verano se prestan para que las personas sin experiencia comiencen a correr o relajar la intensidad para aquellos que tienen al running como estilo de vida.

Recomendaciones

Para aquellos que aún no dieron sus primeros pasos en la actividad, antes de comenzar a correr es indispensable hacerse controles y chequeos médicos, con el fin de prevenir lesiones y conocer el estado de salud, para saber hasta dónde exigirse. Luego, la asesoría de un especialista o un entrenador es otro de las importantes características a seguir, ya que esto brindará una rutina acorde a las posibilidades y capacidades, consciente y a medida de cada runner en particular.

Para los experimentados es de prioridad no dejar de entrenar en el calor, pero sí modificar su preparación y bajar la cantidad de kilómetros acumulados, siempre y cuando no haya un desafío a corto plazo. Con tres o cuatro ocasiones a la semana y respetando la duración de unos 40 minutos de trote, servirán para no perder el estado físico, incluso, se puede disfrutar corriendo en la playa de una forma recreativa.

Durante esta etapa, en las jornadas de calor se recomienda entrenar lo más temprano o tarde que se pueda, evitando los horarios centrales y momentos en que las temperaturas están más altas. Golpes de calor o problemas con el sol son muy comunes cuando salimos a correr al mediodía, por ejemplo.

Tags

Lo Último


Te recomendamos