Estilo de Vida

¿Sabías que los limones congelados tienen diversos y prácticos usos?

Siempre se piensa en el limón fresco y no cruza por la mente congelarlos. A continuación, te explicamos cómo y para qué puedes hacer esto.

En las compras de la mayoría de los hogares está incluido el limón. Con él hacemos jugos, remedios caseros, condimentamos carnes y pescados y hasta quitamos manchas.

Pero… ¿lo has usado congelado? Seguidamente encontrarás una serie de recomendaciones para hacerlo, de acuerdo al Portal Consejos y Trucos.

¿Cómo usar el limón congelado?

-Lo primero que es necesario saber es que cuando un limón se congela, el sabor cambia enormemente y es mucho más fácil de comer. La acidez disminuye un poco, así como el sabor amargo.

-Es fundamental lavarlos bien, con vinagre o agua caliente y un cepillo.

-Luego, busca en el congelador un lugar para ellos y espera que estén duros como unas piedras.

-Ralla la cáscara del limón con un rallador fino o grueso.

Ahora bien, ¿Qué hacer con la cáscara rallada?

Puedes espolvorearla en ensaladas, pastas, sopas, pescados o carnes y, hasta en los helados. Así les darás a estos alimentos un toque de frescura.

Además, recuerda que el limón es una importante fuente de vitamina, son desintoxicantes y aportan energía al organismo, beneficios que se potencian si en vez de usar la pulpa, usas la cáscara.

Otro uso…

Si no quieres rallar la cáscara, puedes cortar el limón congelado en cuadritos e introducirlos en las bebidas como si fueran cubitos de hielo, esto aportará un sabor diferente al líquido y te hará quedar bien con tus invitados cuando les sirvas un delicioso té o un cocktail pintoresco.

Tags

Lo Último


Te recomendamos