Estilo de Vida

Estudiar de forma remota podría aumentar el riesgo de depresión y ansiedad en los niños, advierte un estudio

La televisión y los videojuegos también afectan los niños.

En tiempos de pandemia, los sistemas educativos de los países se adaptaron y apostaron por las clases online, desde el nivel preescolar hasta el universitario. Sin embargo, un estudio reciente reveló que aprender de forma remota podría aumentar el riesgo de depresión y ansiedad en los niños.

Los hallazgos publicados en la revista JAMA Network Open y citados en el sitio web del Daily Mail fueron encontrados or expertos del Hospital for Sick Children de Toronto, quienes exploraron los vínculos entre los diferentes tipos de pantallas y la salud mental.

Los investigadores analizaron los resultados de salud mental informados por los padres para más de 2.000 niños en edad escolar que vivían en Canadá en el momento más intenso del brote de COVID-19.

Descubrieron que había un vínculo claro entre la ansiedad y la depresión informadas por los padres en los niños mayores, que tenían que usar una pantalla para la educación, e informaron: “Estos hallazgos sugieren que la intervención política, así como los apoyos sociales basados en la evidencia, pueden ser necesarios para promover el uso saludable de las pantallas y la salud mental en niños y jóvenes durante la pandemia y más allá”.

La televisión y los videojuegos también afectan los niños

Los científicos detrás del estudio también encontraron que el aumento de la visualización de televisión y los videojuegos en los niños más pequeños durante la pandemia condujo a niveles más altos de depresión, ansiedad, problemas de comportamiento e hiperactividad.

No hubo un mayor riesgo de estas afecciones en los niños con trastornos del espectro autista, según los expertos, que explicaron que esto podría deberse a su mayor nivel de uso de la pantalla y su menor nivel de interacción social.

La cantidad de tiempo que los niños y los jóvenes pasan frente a las pantallas aumentó drásticamente a través de la televisión, los juegos, el chat de video y el aprendizaje en línea.

Para comprender el impacto en la salud mental de los jóvenes, otro estudio mencionado en JAMA Network Open incluyó a 2.026 niños con una edad promedio de seis años y se dividió aproximadamente en partes iguales entre participantes masculinos y femeninos.

Los expertos descubrieron que un mayor tiempo en televisión o medios digitales, incluidos los juegos, se relacionó con niveles más altos de problemas de comportamiento e hiperactividad en niños de dos a cuatro años.

En niños mayores y jóvenes, con una edad promedio de 11 años, ver más televisión y juegos se relacionó con niveles más altos de depresión, ansiedad y falta de atención, y este mismo grupo también experimentó niveles más altos de depresión y ansiedad como resultado del aprendizaje en línea, debido al cierre de escuelas o al aislamiento.

El aislamiento social perjudica la salud mental

La evidencia de las investigaciones definen que el aislamiento social, además del tiempo frente a una pantalla, está relacionado con el deterioro de la salud mental.

Los científicos agregaron: “Además del uso elevado de pantallas y el aislamiento social, el empeoramiento de la salud mental infantil podría estar relacionado con el desplazamiento del sueño, el ejercicio físico y otras actividades prosociales, que se interrumpieron durante la pandemia”.

La exposición al acoso en línea, noticias estresantes y anuncios dañinos durante el uso de la pantalla también podría contribuir a la mala salud mental de los niños durante la pandemia”.

Los padres deben buscar alternativas para que los niños, desde sus hogares, puedan tener una mayor interacción con sus amigos o compañeros de clases, no solamente para estudiar. Los investigadores plantearon la hipótesis de que las llamadas de Zoom podrían mejorar la salud mental de los más pequeños al conectarlos con otros.

Tags

Lo Último


Te recomendamos