Estilo de Vida

Dormir poco afecta la forma en la que caminamos, asegura un estudio

La investigación encontró que recuperar el sueño perdido puede remediar la torpeza.

Dormir solo unas horas y pasar una mala noche antes de ir al trabajo, la universidad u otro sitio, le dará dificultades para caminar por una razón en concreto. Un estudio del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT por sus siglas en inglés), en colaboración con la Universidad de Sao Paulo en Brasil, determinó que la falta de sueño afecta nuestra forma de caminar.

Según la investigación, citada en el sitio web de Slash Gear, recuperar el sueño perdido puede remediar la torpeza inducida por la fatiga, incluso si solo son unas pocas horas extra de sueño el fin de semana.

Los académicos descubrieron qué tan bien podemos controlar nuestros pasos, afectados por su falta de sueño. En su experimento, los investigadores utilizaron estudiantes voluntarios y encontraron que cuanto menos dormían los estudiantes, menos control tenían cuando caminaban en una cinta.

Las pruebas definieron que los estudiantes que estaban despiertos toda la noche estudiando antes de una prueba tenían un problema aún más significativo para controlar su forma de caminar.

Dormir menos

Los voluntarios que durmieron menos de la cantidad ideal de tiempo los días de semana pero descansaron más sábado y domingo, obtuvieron mejores resultados en las pruebas que otros que no durmieron hasta tarde el fin de semana.

Hermano Krebs, investigador principal del Departamento de Ingeniería Mecánica del MIT, explica que el estudio muestra que compensar la falta de sueño es una estrategia importante para quienes padecen privación crónica de sueño. Si duermen horas extra con regularidad, estas personas podrían mejorar el control de su marcha mientras caminan.

Científicamente, no estaba claro que las actividades casi automáticas como caminar se vieran influenciadas por la falta de sueño. También encontramos que compensar el sueño podría ser una estrategia importante. Por ejemplo, para aquellos que sufren privación crónica del sueño, como los trabajadores por turnos, los médicos y algunos miembros del personal militar, si incorporan una compensación regular por sueño, podrían tener un mejor control sobre su forma de andar”, reflexiona el experto.

Los científicos creían anteriormente que caminar era completamente automático con poco control consciente. La experimentación con animales usando una cinta de correr ha demostrado que caminar parecía ser automático, por la actividad espinal reflexiva en lugar de procesos cognitivos. Sin embargo, el nuevo experimento muestra que en los seres humanos, caminar implica más procesos de lo que se creía anteriormente, como el buen descanso.

El equipo analizó el control y la mecánica de la marcha de los voluntario, que caminaron en cintas de correr mientras emparejaban su paso con un metrónomo para encontrar que los errores al hacer coincidir su paso con el metrónomo eran mayores en aquellos con privación aguda del sueño.

Este ejercicio, según los investigadores, ayudará a desarrollar la robótica de asistencia para los seres humanos que han sufrido un derrame cerebral o están lidiando con otras afecciones que limitan su capacidad para caminar y la función motora en general.

Tags

Lo Último


Te recomendamos