Estilo de Vida

Informe de la ONU y 43 instituciones académicas advierten el impacto de las altas temperaturas en la salud mental

El planeta se está calentando y no solo es un problema ambiental.

Los calores extremos que se están registrando año a año en la Tierra, son situaciones que por lo general se relacionan a problemas ambientales. Durante los últimos 20 años se registraron afecciones físicas generadas por las altas temperaturas. Y recientemente un estudio encuentra un alarmante impacto en la salud mental.

Dicha afirmación no es una simple conjetura de una investigación. El impacto de las altas temperaturas en la salud mental viene de un análisis realizado por las Organización de Naciones Unidas (ONU) y 43 instituciones académicas certificadas por el organismo diplomático internacional.

The Verge reseña que el calor extremo es un problema que cada año cobra mayor relevancia para los médicos y expertos en salud pública a nivel mundial. Hay informes previos de estas organizaciones referentes a la salud física. Pero es primera vez que advierten con tal nivel, las consecuencias para la salud mental.

Además, dentro del mismo informe expresan que las temperaturas están lejos de bajar en los próximos años. Esperan que en el futuro inmediato, las olas de calor ocurrirán con mayor frecuencia en más regiones del planeta. Esta última afirmación hace que se recuerden las inusuales e históricas temperaturas cercanas a los 40 grados centígrados en Siberia.

Una situación alarmante

El portal mencionado relata que un grupo de médicos expusieron, alarmados en un encuentro con los medios, diferentes situaciones que vivieron en centros de salud de todo el mundo. El objetivo de esta conferencia de prensa fue hacer un llamado a la colectividad del planeta, debido a que piensan que el problema se puede prevenir, con la colaboración de todos.

“Vi a paramédicos que tenían quemaduras en las rodillas por arrodillarse para atender a pacientes con insolación. Vi a demasiados pacientes morir en el servicio de urgencias como resultado de su exposición al calor el año pasado. Estos son problemas que se pueden prevenir, y necesitamos que todas las manos se pongan manos a la obra para responder y corregir nuestro rumbo”, expresó Jeremy Hess, profesor de ciencias ambientales y de salud ocupacional, salud global y medicina de emergencia en la Universidad de Washington.

Tags

Lo Último


Te recomendamos