Entretenimiento

Un documental explica el duro pasado y aceptación de enfermedad de Michael J. Fox

Obsesionado por ser famoso, el actor confesó que llegó a ser un esposo y padre ausente

Michael J. Fox

Desde su aparición en el clásico cinematográfico de 1984, Volver al Futuro, Michael J, Fox se apoderó de millones de corazones alrededor del mundo, sin embargo, lamentablemente por su conocida condición de salud debido al Mal del Parkinson, el mundo artístico no pudo disfrutar de manera prolongada lo que es considerado por los especialistas como uno de los mejores talentos actorales de finales del siglo XX.

Luego de una larga ausencia pública, en los últimos años el recordado y querido “Martin McFly” reapareció en la palestra público e incluso participó brevemente en algunas producciones televisivas, como es el ejemplo de la serie norteamericana de ficción acción protagonizada por Kiefer Sutherland, Sobreviviente designado (Designated Survivor).

Michael J. Fox

Documental: (Still: A Michael J. Fox Movie)

En la última semana del mes de enero se estrenó en el prestigioso Festival de Cine de Sundance la película documental Still: A Michael J. Fox Movie, en la que el actor canadiense de 61 años habló sobre su diagnóstico de 1991 y sus consecuencias, incluido el abuso de sustancias y, finalmente, la sobriedad.

“No sabía lo que estaba pasando. No sabía lo que venía. Entonces, ¿qué pasaría si pudiera tomar cuatro copas de vino y tal vez un trago? Definitivamente, era un alcohólico”, indica Fox en la mencionada producción audiovisual, en la que también se revela que el actor abusó de las píldoras de dopamina, dijo que las tomó como golosinas en un intento de calmar las primeras apariciones y señales de Parkinson (temblores y las consecuencias para la salud mental.

Luego de ser previamente lo que define el mismo Fox como un padre y esposo ausente, fue precisamente el acompañamiento familiar de sus cuatros hijos y de su esposa y actriz, Tracy Pollan, quienes lo ayudaron a estar sobrio de vuelta. “He pasado 30 años sin tomar una copa, pero los primeros años de sobriedad fueron difíciles”.

Pasaron siete años para que en 1998 confirmara su enfermedad y desde entonces ha militado fuertemente en su fundación Michael J. Fox (MJFF), que proporciona fondos para los equipos que trabajan para encontrar tratamientos para el trastorno.

Hace ya 37 años que los nombres de Doc y Marty, Marty y Doc, van unidos para millones de cinéfilos de todo el planeta.
Tags

Lo Último


Te recomendamos