Entretenimiento

Albertano es acusado de “vanidad pervertida” en el nuevo show “Perdiendo el juicio”

El personaje de Ariel Miramontes fue el más reciente invitado a este programa de comedia

Perdiendo el juicio, Albertano

Una de las comedias más esperadas del año es “Perdiendo el juicio”, el nuevo show del canal de Las Estrellas que promete cautivar al público con su novedoso formato. En cada uno de los capítulos, una estrella invitada será “enjuiciada” por sus “delitos”, creando una situación de lo más ocurrente y divertida para la audiencia.

En el primer episodio, el artista invitado fue nada más y nada menos que Albertano Santacruz, el carismático personaje interpretado por el actor Ariel Miramontes. “Suéltenme, suéltenme”, gritó el personaje al entrar a la sala de juicio, mientras que el juez Roberto Palazuelos le respondió que realmente no estaba esposado.

Albertano es acusado de “vanidad pervertida” en el nuevo show “Perdiendo el juicio”

“Porque no he querido porque sí me lo han propuesto en varias ocasiones, eh”, replicó el personaje que nació en la comedia “María de todos los Ángeles” y luego participó también en “Nosotros los guapos”.

Después, Albertano se acercó al estrado para confesarle a Roberto Palazuelos lo mucho que lo admiraba: “De hecho, tenemos muchas cosas en común. Los dos somos de tez humilde, bueno, con la única diferencia que yo sí soy raza mexica, raza de bronce que le llaman, no que esto, perdón pero esto es tostado caleta caletilla”.

Esta confesión realmente ofendió al “Diamante negro”, quien hizo bajar del estrado a Albertano, mientras que él refutaba: “Pensé que se iba a enorgullecer, ay Acapulco Acapulco, visiten nuestro estado, híjole”.

Luego el “fiscal” leyó los cargos que se le imputaban a Albertano: se le acusaba de exceso de acicalamiento, vanidad pervertida con alevosía de metrosexual. Ante esto, Albertano se quejó de sus abogados defensores, algo torpes, exigiendo un juicio justo. “Mi juicio más bien parece un establo, un borrego, un burro y un buey”, se quejó nuevamente Albertano.

Uno de los abogados defensores alegó que Albertano era inocente de ser vanidoso: “Cómo pueden acusarlo de ser vanidoso si a leguas se le ve lo naco”, entonces replicó su otro abogado diciendo: “Y qué me dicen de esa cara de nopal sin rasurar”.

El “Diamante negro” abordó a Albertano y le preguntó si se declaraba culpable e inocente, dando una particular respuesta: “Si se un chico sencillo, romántico y carismático es un crimen, enciérrenme”.

También lo culparon por usar aguacate para hidratar su cabello en lugar de comerlo en sus tacos, después lo señalaron por creerse Tarzán y posar en redes sociales presumiendo sus músculos en traje de baño.

Te recomendamos en video

Tags

Lo Último


Te recomendamos