Deportes

Luis Suárez, el delantero uruguayo que triunfó por amor

El atacante del Atlético de Madrid está viviendo sus últimos años en Europa, por lo que apuntaría a la MLS.

Luis Suárez se convirtió en uno de los delanteros más importantes del orbe, pese a que en 2016 se vio involucrado en una de las indisciplinas más extrañas que se dieron en una Copa del Mundo.

El atacante uruguayo mordió en el hombro a Giorgio Chiellini, en el duelo que enfrentó al conjunto charrúa y la Selección de Italia.

Sin embargo, Suárez entró a un programa de rehabilitación, en donde trabajó sus problemas de ira.

Esa fue la condición que puso el FC Barcelona en 2014 para ficharlo, cuando pagó cerca de 85 millones dólares al Liverpool.

La carrera de Suárez cambió desde que llegó al conjunto culé. De hecho, se convirtió en uno de los goleadores históricos de la institución, al sumar 195 tantos en 283 partidos.

Fútbol por amor

Luis comenzó a temprana edad en el mundo del fútbol. Incluso, a los 15 años ya era parte del equipo juvenil del Nacional de Montevideo.

En ese entonces, el atacante conoció a su esposa Sofía Balbi, quien estaba por cumplir 13.

Suárez venía de una familia humilde, ya que sus papás estaban separados y tenía seis hermanos, por lo que los gastos no eran nada sencillos.

Desde entonces, el uruguayo tenía problemas de indisciplina, al grado de que el Nacional quería despedirlo, pues era un joven que solía vivir de noche.

Sofía era todo lo contrario a Lucho, pues era una chica de familia acomodada, que vivía a 24 kilómetros de Montevideo.

Pero desde que el delantero la conoció todo cambió, al grado de que comenzó a tener un mejor rendimiento en el campo, a sabiendas de que esa sería la única manera en que podría darle una vida similar a la que llevaba.

“Era un niño muy inquieto. En la escuela no tenía buena conducta. En mi casa no había de todo. Nunca me faltó un plato de comida, pero no me avergüenzo de decir que con 11, 12 o 13 años me iba a cuidar autos con mi abuelo para llevar algo de plata a mi casa. Sofía sabe lo que me ayudó y por el camino por el que me ha llevado. Me hizo ver que yo no era un burro, sólo que no tenía ganas de hacer las cosas. Me animaba a hacer los deberes. Empezamos a salir cuando yo tenía 15 años y ella 13. Por ella hice cosas increíbles como ir caminando de Montevideo a Solymar”.

—  Luis Suárez, delantero del FC Barcelona.

Cuando Balbi tuvo que cambiar de país, porque su papá fue enviado a Barcelona, todo se le vino abajo al atacante charrúa.

Por ello, Luisito se puso en la mente ser una estrella del fútbol mundial, no tanto por ser una figura, sino por estar cerca de su amada en Europa.

A los 17 años debutó en Primera División y al año siguiente ya tenía una oferta de un equipo holandés en la mesa.

Fue el Groningen quien le dio la oportunidad de dar ese paso. Suárez no sabía nada del equipo, pero en su cabeza estaba presente la idea de que Holanda estaba más cerca de Barcelona, donde radicaba Sofía.

Y así fue como el delantero aterrizó en el Viejo Continente, para jugar en la Eredivisie, en donde su único motivo de seguir triunfando era el amor.

Tags

Lo Último


Te recomendamos