Deportes

¿Quién era Pedro Feliciano, el pelotero puertorriqueño que falleció?

El exjugador de la MLB perdió la vida en su domicilio; sin embargo, hasta ahora, se desconoce la causa real de su muerte.

El exrelevista de los Mets de Nueva York, Pedro Feliciano, pereció a los 45 años de edad, así lo dio a conocer el analista de ESPN, Eduardo Pérez.

“Pedro Feliciano será recordado como un miembro querido de la organización de los Mets, por su impacto como gran compañero de equipo, así como por su reputación como uno de los relevistas más competitivos, duraderos y confiables durante su tiempo en Queens”.

—  Mets de Nueva York

De momento se desconoce con precisión qué fue lo que pasó con Feliciano, pero se sabe que se fue a dormir como cualquier otro día. Sin embargo, ya no despertó la mañana siguiente.

Pedro fue uno de los puertorriqueños más destacados en la MLB, ya que era un pitcher zurdo, que tenía un brazo implacable.

De 2006 a 2010 vivió sus mejores años con los Mets, cuando lideró los números de mejores lanzadores de la Liga Nacional por tres años consecutivos.

Sumó alrededor de 380 apariciones en Grandes Ligas, lo que lo catapultó a ser uno de los mejores jugadores del campeonato.

En 1995 arrancó su camino en la MLB, cuando fue seleccionado en la ronda 31 del Draft por los Dodgers de Los Ángeles.

“Pedro Feliciano será recordado como un miembro querido de la organización de los Mets por su impacto como gran compañero de equipo, así como por su reputación como uno de los relevistas más competitivos, duraderos y confiables durante su tiempo en Queens”.

—  Eduardo Pérez, expelotero y analista de ESPN

Luego de siete años en las ligas menores llegó su oportunidad en Grandes Ligas, con los Dodgers. Además, fue parte de los Reds de Cincinnati, así como de los Tigres de Detroit, antes de integrarse a los Mets.

Su trayecto en el diamante fue destacado, al grado de representar a su país en el Clásico Mundial de béisbol en dos ocasiones, 2006 y 2009.

“Nunca tuve que mirar al bullpen para ver si Pedro estaba listo. Siempre se mantenía de guardia y nunca dijo que no. Sé que algunos días estaba cansado, pero siempre tomaba la pelota. En todos mis años en el béisbol, nunca vi que un relevista zurdo tuviera tanta presencia en el montículo. Tenía una gran personalidad.

“Pedro era un gran compañero de equipo. Tenía una tremenda actitud y nunca decía que no podía tomar la pelota. Parecía como si cada vez que yo miraba al terreno, Pedro estuviera lanzando”.

—  Willie Randolph, exentrenador de los Mets de Nueva York.
Tags

Lo Último


Te recomendamos