Deportes

Cambió las hamburguesas por goles: Diogo de Oliveira, el delantero que metió a Pumas a repechaje

El atacante brasileño anotó dos goles en la victoria de los universitarios sobre La Máquina de Cruz Azul.

Los Pumas de la UNAM consiguieron lo impensable, luego de que tuvieron uno de los peores semestres de su historia.

El conjunto auriazul está instaurando en el repechaje del Torneo Grita México A21, tras derrotar a Cruz Azul por 4-3 en el Estadio Olímpico Universitario.

Al terminar el primer tiempo, los universitarios iban perdiendo el encuentro 3-1, pero la afición no dejó de alentar al equipo, pese a que las caras largas invadieron el inmueble de Ciudad Universitaria.

Andrés Lillini hizo dos modificaciones en el entretiempo, siendo Diogo De Oliveira uno de esos cambios.

El brasileño se convirtió en el hombre del partido, al anotar dos de los goles que llevaron a Pumas a la victoria.

En el minuto 83, Diogo tomó un balón en el área y con un remate de tres dedos mandó a guardar la esférica en la meta de Jesús Corona. La euforia invadió el estadio, ya que ese tanto llevó a los de la UNAM a la siguiente fase del campeonato.

Pero no todo siempre fue miel sobre hojuelas en la vida del atacante carioca, pues en algún tramo de su vida tuvo que trabajar lejos del fútbol, en específico en un McDonald’s, preparando hamburguesas.

A mitad del certamen, la directiva azul y oro tomó la decisión de contratar a De Oliveira, tras dar de baja al atacante panameño, Gabriel Torres.

El brasileño llegó procedente del Plaza Colonia de Uruguay sin mucho cartel, al tratarse de un equipo poco conocido en México.

Pero en cuanto Diogo supo del interés de Pumas aceptó de inmediato, tomó sus maletas y se enfundó en un nuevo reto.

Llegar a la Liga MX representa una meta cumplida, ya que fue dar un paso importante en su desarrollo como jugador, al grado de dejar en el pasado el momento en el que vendía hamburguesas, las cuales ya cambió por goles en Ciudad Universitaria.

“Trabajé en el McDonald’s. Estaba sin club y estudiaba, pero fue muy difícil. Laboraba haciendo los sándwiches. Es más fácil hacer goles que hamburguesas. Estuve cinco meses ahí y después conseguí club. ¿Si volvería al McDonald’s? Nunca más.

“Pensé en dejar de jugar porque no tenía oportunidades en Brasil. Persistí por mi hermano, que es mi ídolo. Él me ayudó mucho y me motivó a seguir. Gracias a Dios apareció lo de Plaza. Mi hermano es todo para mí, me decía que tenía futuro y me comentaba que no lo dejara. Le prometí que me pintaría el pelo si salía campeón en Plaza. Ya cumplí”.

—  Diogo De Oliveira, delantero de Pumas
Tags

Lo Último


Te recomendamos