Deportes

Por qué Soraya Jiménez es inolvidable, a 21 años de su hazaña en Juegos Olímpicos

La atleta mexicana cumplió uno de sus grandes sueños, al hacerse con la presea dorada en Sídney 2000.

Soraya Jiménez tiene un lugar muy especial en la historia del deporte mexicano. La originaria de Naucalpan, Estado de México, se convirtió en la primera mujer en obtener una medalla de oro en Juegos Olímpicos.

El 18 de septiembre de 2000 simbolizó el día más importante en su carrera, ya que enfrentó al destino y le enseñó al mundo que las mexicanas estaban listas para ser figuras del deporte mundial.

Soraya Jiménez, la primera mujer en cosechar un oro en Juegos Olímpicos

Aquella justa veraniega fue el parteaguas para una nueva generación, que vio en Soraya a la máxima representante del empuje femenino.

Todo México se emocionó aquel día, cuando en su último intento Jiménez levantó 222.5 kilogramos, que le valieron para cosechar la presea dorada.

La emoción embargó a la atleta, quien brincó y levantó el puño en señal de victoria, al ser la número uno de su división.

A muy temprana edad, Soraya demostró que los deportes eran lo suyo, junto a su gemela Magali.

Destacó en disciplinas como el bádminton, basquetbol; incluso, por algún tiempo practicó natación.

Sin embargo, a los 11 años descubrió una de sus más grandes pasiones; la halterofilia, que años más tarde la convertiría en leyenda.

Pronto comenzó a destacar, por lo que su familia decidió impulsarla, al ver el gran talento que tenía con las pesas.

Lo hecho por Jiménez en Sídney 2000 fue una lucha de varios años, ya que este deporte era considerado únicamente para varones.

Pero eso no le impidió a Soraya luchar por sus sueños, por lo que en 1997 se incorporó al Comité Olímpico Mexicano, como la primera mujer en ser parte de esta disciplina.

Tras cosechar la presea dorada, la carrera de la atleta olímpica vino a la baja. De hecho, en 2002, vino una mala racha, entre enfermedades, lesiones e intervenciones quirúrgicas.

Incluso, su salud se vio afectada, al grado de que le extirparon un pulmón, lo que trajo serías complicaciones en su desarrollo atlético.

Poco a poco se fue desgastando, por lo que el 28 de marzo de 2013 perdió la vida, a los 35 años de edad, a causa de un infarto al miocardio.

El legado de Soraya se mantendrá intacto. Incluso, la ganadora de medalla de bronce en Tokio 2020, Aremi Fuentes, reveló en una entrevista que Jiménez fue su inspiración para dedicarse a la halterofilia, por lo que su impacto en las nuevas generaciones sigue más vigente que nunca.

“Este deporte en México, con mi triunfo puede tener un camino muy importante. Espero que en un futuro haya más medallistas”.

—  Soraya Jiménez, levantadora de pesas mexicana
Tags

Lo Último


Te recomendamos